Arisman Webs - Diseño Web

Estamos cargando la página
sólo será un monento.

Soluciones web para empresas
2 Mar 2016 Redes Sociales

Enredados

LA CIBERCONVICENCIA

Como todo el mundo sabe, el uso de las redes sociales está en auge. Gracias a las nuevas tecnologías y los dispositivos móviles (teléfonos, tablets…)  podemos comunicar, todo lo que hacemos o pensamos, desde cualquier lugar y en cualquier momento.

La mayoría de los internautas tienen cuentas en Facebook, Twitter o Tuenti y, por supuesto, YouTube, Instagram o Badoo causan sensación.

La cuestión es si las redes sociales han supuesto nuevos riesgos o éstos ya existían con Internet.

Si se considera Internet como una gran red social es obvio que el riesgo ya existía desde hace tiempo pero con el uso, a veces abusivo, de las redes sociales crece la pérdida de privacidad y para que la intimidad quede a salvo es preciso añadir a nuestro vocabulario un nuevo concepto: la ciberconvivencia.

En las redes sociales compartimos momentos de nuestra vida o pensamientos, por lo que es fundamental que la convivencia sea pacífica y respetuosa. La pauta de conducta debería ser igual que en cualquier otro ámbito.

 En definitiva, el lema de la ciberconvivencia es “Juntos pero no revueltos”.

CONFIGURANDO LA PRIVACIDAD

En todas las redes sociales nos encontramos con personas y éstas son identificadas e identificables, por lo que la pérdida de privacidad es un hecho. Además cuando se crea un perfil en cualquier red social también se crea una huella digital, es decir, registros de momentos de tu vida o de tus pensamientos.

La intimidad puede salvaguardarse si las opciones de seguridad y privacidad gozan de una buena configuración.

Desde el momento que creamos un perfil, debemos tomar consciencia que los datos pueden ser accesibles a terceros por lo que no es necesario proporcionar cierta información como dirección, teléfono, ideología, orientación religiosa o sexual o cuando nos vamos de vacaciones.

A parte de dedicar el tiempo merecido a realizar una buena configuración de seguridad y privacidad, se debe prestar suma atención al listado de contactos (quién podrá visitar nuestro perfil) y a la herramienta de etiquetado de fotos (se debe contemplar la opción de eliminar etiquetas pues si no la fotografía seguirá online en el perfil de la persona que la subió y de quien lo haya compartido).

Pese que nadie lee la letra pequeña, ésta suele ser importante. Las condiciones de uso y la política de privacidad se tienen que leer antes de aceptarlas y en el supuesto que variasen, la configuración de la privacidad se debería adaptar a las novedades. Dichas condiciones también se deben tener en cuenta si se decide abandonar la red (normalmente, los datos no se borran si no que quedan registrados durante un período de tiempo disponibles sólo para las autoridades judiciales o administraciones públicas aunque se puede dar el caso que aún se salga en las listas de contacto o en las fotografías). 

Recordad no facilitar las contraseñas a terceras personas y si se utilizasen ordenadores públicos no se debe guardar la contraseña y se debe desconectar la sesión de forma correcta.

SI HAY MENORES

La Asociación de Internautas ha dado unas recomendaciones básicas a la hora de hacer público fotos o vídeos de los menores en las redes sociales. Te las presentamos:

  1. Respetar la intimidad: es posible que el menor no quiera que determinados momentos sean vistos por más público que su familia.
  2. Nunca desnudos: ni en la playa, ni en la bañera ni en ningún sitio. Es otra forma de luchar contra la pornografía infantil.
  3. No compartir a diario: evitar publicar rutinas o ubicaciones. Cuando se trata de menores, la seguridad, en el sentido más amplio, es fundamental.
  4. Limitar la difusión: el correo electrónico es una solución para compartir documentos audiovisuales o fotos con familiares o amigos íntimos. También es importante revisar y reajustar, si es preciso, la privacidad del perfil en las redes sociales. 
  5. No etiquetar: no se deben poner los nombres y apellidos en las fotos, así se evitará que sean indexadas en los buscadores.
  6. Pedir permiso: si en la foto o vídeo salen otros menores, familiares o amigos, se debe contar con la autorización del resto de padres.
  7. Consentimiento de ambos progenitores: independientemente del estado civil, es importante que ambos estén de acuerdo con la publicación.
  8. Aplicaciones de mensajería instantánea: no te olvides que la foto de perfil de WhatsApp puede ser vista e imprimida por tus contactos.
Si el menor hace uso de Internet, se deben utilizar filtros y enseñarle a hacer un bueno uso.

LOS PROBLEMAS QUE MÁS ENREDAN

En las redes sociales, el sentido y el común deben ir siempre de la mano por lo que antes de hacer público un comentario, una foto, un vídeo…se debe pensar si realmente es necesario compartir dicha información. Una mala reputación puede tener consecuencias negativas en nuestra vida: desde que se te rechace para una vacante de trabajo hasta descubrir una infidelidad.

Ahora bien, también es posible que el internauta se vea afectado sin que haya mediado su voluntad. En este sentido, los problemas más comunes son dos: la pérdida de trabajo y la suplantación de identidad.

Respecto al primero, se debe hacer un uso adecuado de las redes sociales, de las aplicaciones de mensajería instantánea y de Internet en general, durante la jornada laboral y si existen limitaciones se deben cumplir. 

En el ámbito laboral se debe ser cauteloso respeto el listado de contactos, no es necesario mezclar los familiares con los amigos y  con los compañeros de trabajo incluido el jefe. 

En el supuesto que estén todos, la información facilitada debe ser filtrada al máximo (Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de 22 de marzo de 2012. El trabajador fue despedido tras publicar un reportaje fotográfico en un parque de atracciones. El trabajador estaba de baja por contractura cervical).

La suplantación de identidad supone que un tercero se hace pasar por nosotros, si conoce la clave podrá entrar en nuestro perfil o bien crear uno nuevo, además es frecuente que este tercero sea una persona cercana. 

Un ejemplo de suplantación de identidad se da entre parejas que han finalizado su relación, entre amigos que han tenido una fuerte discusión o entre ex compañeros de trabajo. En todo caso, el objetivo es menoscabar la imagen, la reputación o publicar información falsa de la parte afectada.

LAS SOLUCIONES PARA DESENREDAR

La primera solución ya se ha comentado anteriormente: una buena configuración de la privacidad es clave para evitar ciertos problemas.

Además, recuerde que es importante no facilitar las claves y evitar el uso de ordenadores públicos.

También es recomendable usar diferentes perfiles según la red social y su finalidad (en una red de contacto con amigos puede tener un perfil y en otra de búsqueda de trabajo otro).

Si los problemas son más graves, como la suplantación de identidad, siempre se puede denunciar ante la red social mediante escrito al domicilio social o a través del formulario correspondiente. Si el problema persiste, se puede poner en contacto con la Agencia Española de Datos o acudir a la vía civil (contra la persona que ha suplantado su identidad o contra la red social por no solventar el problema).

En el caso que un menor sufra ciberacoso o sea víctima de un delito de injurias, los hechos se pueden denunciar ante la Policía Nacional o instar un juicio penal.